Los gobiernos de Honduras y Guatemala esperan poner en vigencia la Unión Aduanera plena para el próximo año, con lo cual pasarán a ser el primer bloque económico regional, al concentrar alrededor del 43 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en Centroamérica.

La Unión Aduanera fue firmada el 26 de febrero pasado, en Tela, Atlántida, atlántico hondureño, por los presidentes Juan Orlando Hernández y Otto Pérez Molina.

El proceso se desarrollara gradualmente  y conducirá a la eliminación total de los cruces fronterizos entre ambos países y se espera se implementen de inmediato procedimientos de facilitación fronteriza, como el paso ágil de personas y mercancías.

La Unión Aduanera permitirá el desplazamiento más rápido de mercancías, personas e inversiones, pero presenta varios desafíos en materia de seguridad, complementariedad de políticas, como la regulación de mercados, armonización monetaria, derechos de consumidores y de competencia.

¿La firma de la unión aduanera entre ambos países, que importancia tendrá desde el punto de vista social y económico?

Sobre los objetivos que se buscan alcanzar con esta unión, se encuentra la industrialización de la región y la inversión extranjera, y con ello alcanzar el progreso de sus habitantes, especialmente, elevar el nivel económico de los mismos.

¿Qué beneficios concretos traerá a los habitantes de estos países, la unión aduanera?

Se busca beneficiar la libre circulación de bienes y servicios, así como la agilidad en el proceso de ingresos de personas y mercancías a cada país firmante, evitando un los largos trámites burocráticos.

Crear condiciones atractivas para futuros inversionistas y la industrialización de la zona, lo que aumentaría el flujo de inversión extranjera. El incentivar la productividad e inversión en la pequeña y mediana empresa para beneficio de sus habitantes.

¿Qué ventajas traería al sector empresarial de ambos países?

La reducción de trámites y tiempos de espera en las aduanas fronterizas entre Guatemala y Honduras, mayor libertad de tránsito para las mercancías independientes y ampliación y aprovechamiento del mercado local, lo que representa ahorro en los costos de transporte y almacenaje, así como ahorro en el tiempo de interminables trámites burocráticos en la frontera de cada uno de los países firmantes.

Es importante mencionar que esto llevará a un mayor flujo en el tránsito de bienes, productos y de servicios entre ambos países.

¿Se afirma que se abrirán las fronteras para mercancías y personas, pero hay algunos productos que no están incluidos en la unión aduanera (azúcar, el café, combustibles y bebidas), cuáles serían los motivos para no incluirlos?

Esto deriva a que dichos productos quedan sujetos al régimen interno de cada país firmante al mantener sus aranceles actuales.

¿El proceso de unidad desarrollado por países de la Unión Europea, que lecciones dejan al proceso de unidad regional, será un ejemplo para los países de la región, qué lecciones positivas podrán tomarse?

La aplicación uniforme de los regímenes y destinos aduaneros, que se basa en una normativa uniformizada a través de un código aduanero comunitario.

Entre varios puntos, pueden mencionarse la libre movilidad de bienes sin excepciones, independientemente del origen de los mismos, una vez internados en cualquier país miembro, así como el libre comercio de servicios. La existencia de un arancel externo común.

Publicado por: Ministerio de Economía Guatemala